El concepto de acreditación ha surgido ante la necesidad de asegurar la competencia técnica de los organismos que efectúan actividades de evaluación de la conformidad de modo de enfatizar la confianza en sus resultados. Los consumidores finales o intermedios de un producto o servicio necesitan resultados y valores confiables y certeros.